Sobre el por qué ya no me considero feminista



No suelo hablar sobre temas de este tipo en este blog, en general son divagaciones mías y cosas aleatorias; pero visto que se me ha preguntado mucho sobre "el porqué de mi desligamiento con el feminismo" pues he querido exponer las razones de mi decisión de salir de este movimiento.

Esto no ha sido de la noche a la mañana, cada día este movimiento me empezaba a chirriar mas, no solo por ciertas compañeras del colectivo que te ponían y te quitaban el carnet de feminista cuando las viniera en gana , si no por las doctrinas que "predica"  el feminismo con las que no me siento ya representada ya que se alejaban totalmente de lo que empezaba a ser la ideología en la que me formaba, y sigo formándome, el comunismo.

Como ya he dejado caer, la razón principal es mi proceso de formación en el marxismo-leninismo.
El feminismo en TODAS sus formas es un movimiento liberal, burgués e individualista que como tal se olvida de la mujer proletaria y del que podríamos denominar como el enemigo mayor; el capitalismo, la sociedad de clases...
Ese supuesto movimiento feminista comunista, obrero, o como queráis denominarlo, no es más que marxismo-leninismo, asi que no hay necesidad de "feminismos".
Clara Zetkin, creadora del día de la mujer trabajadora, también se desligo de este movimiento por las mismas razones por las que lo he decidido yo, las feministas reclaman y priorizan la lucha contra el patriarcado en vez de centrarse en la lucha de clases como el único camino para lograr una emancipación de la mujer.
Las mujeres nunca podremos ser libres, obtener los mismos derecho ni destruir el patriciado si no existe un sistema socialista.
El feminismo es puro reformismo para seguir explotando a los de abajo, son mujeres burguesas que firman con el capitalismo para no verse perjudicadas, como un pacto con el diablo para que los de siempre sigan con sus privilegios mientras la mujer obrera sigue siendo oprimida.

Por otro lado es un error el querer excluir al hombre obrero de esta lucha, el proletario necesita estar unido para luchar contra el antagonista principal,
 Como bien explicaba Alejandra Kollontai en los fundamentos sociales de la cuestión femenina
 Las feministas ven a los hombres como el principal enemigo, por los hombres que se han apropiado injustamente de todos los derechos y privilegios para sí mismos, dejando a las mujeres solamente cadenas y obligaciones. Para ellas, la victoria se gana cuando un privilegio que antes disfrutaba exclusivamente el sexo masculino se concede al “sexo débil”. Las mujeres trabajadoras tienen una postura diferente. Ellas
no ven a los hombres como el enemigo y el opresor, por el contrario, piensan en los hombres como sus compañeros, que comparten con ellas la monotonía de la rutina diaria y luchan con ellas por un futuro mejor. La mujer y su compañero masculino son esclavizados por las mismas condiciones sociales, las mismas odiadas cadenas del capitalismo oprimen su voluntad y les privan de los placeres y encantos de la vida. Es cierto que varios aspectos específicos del sistema contemporáneo yacen con un doble peso sobre las mujeres, como también es cierto que las condiciones de trabajo asalariado, a veces, convierten a las mujeres trabajadoras en competidoras y rivales de los hombres. Pero en estas situaciones desfavorables, la clase trabajadora sabe quién es el culpable…
La mujer trabajadora, no menos que su hermano en la adversidad, odia a ese monstruo insaciable de fauces doradas que, preocupado solamente en extraer toda la savia de sus víctimas y de crecer a expensas de millones de vidas humanas, se abalanza con igual codicia sobre hombres, mujeres y niños. Miles de hilos la acercan al hombre de clase trabajadora. Las aspiraciones de la mujer burguesa, por otro lado, parecen extrañas e incomprensibles. No simpatizan con el corazón del proletariado, no prometen a la mujer proletaria ese futuro brillante hacia el que se tornan los ojos de toda la humanidad explotada…
Estas son practicamente las razones por las que he decidido desligarme del movimiento, sigo siendo defensora de los derechos de la mujer obrera, sigo luchando contra el machismo y la injusticia a las que nos vemos sometidas, pero todo desde un lado marxista-leninista. Eso es todo.

Comentarios

Entradas populares