Me construí una jaula con algo mas resistente que unos barrotes, con mis miedos y mis inseguridades; no  soy capaz de escapar de la cárcel de mi mente, aquí solo hay oscuridad y un silencio torturador que no soy capaz de romper, aveces no oigo ni mi propia respiración, el gritar tampoco sirve, ya perdí el aliento mucho antes de empezar. 
Quiero escapar de mi, de mi mente, quiero dejar de correr en círculos y de tropezar tropecientas veces con la misma piedra en el camino,  quiero arrancarme el alma de cuajo para que deje de sufrir, quiero cortar mi cuerpo en trozos para aliviar este dolor que nunca cesa, solo ansío desaparecer, que me crezcan alas y echar a volar sin que me detengan estos grilletes, necesito que vuelva la esperanza que me fue arrebatada, poder sentir algo más que está destrucción incesante. 
Calma, paz...un estado de ataraxia que no pare, eso ansió, que mis demonios me dejen fuera del fuego helado, quien hubiera dicho que la mayor de las batallas sería conmigo misma, he sido mi mayor enemigo, mi bomba particular, he despedazado todos los trozos de luz y cordura que habían en mi, poco a poco y sin darme cuenta. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares